VINOS BLANCOS. HAY MUCHAS VARIEDADES BLANCAS EN EL MUNDO.

 

Lo fundamental es que se vinifique el mosto de la uva solo ya que las sustancias responsables del color del vino están en la piel, en las pepitas y en las pulpas coloreadas.

 

Vinificación, conjunto de operaciones específicas y controladas que se realizan para transformar la uva en vino.

 

Desde la viña, recogida de la uva desde la planta. No hace falta esperar a que este demasiado madura para que conserve acidez y frescor. Si es importante que este muy sana y que no se rompan los granos de uva para que no se oxide el mosto. Por eso lo mejor es recogerlas en cajas de no más de 15 kg.

Al llegar a la bodega si se puede, enfriar la uva un poco. Enseguida prensar para separar el vino de las partes sólidas. Antes de prensar dejar que por su peso en la misma prensa vaya escurriendo un excelente mosto de primera calidad (mosto de yema o de flor) y después prensar. Hoy se usan prensas sofisticadas y suaves.

Si dejamos un poco de tiempo el líquido en contacto con las partes sólidas, el vino blanco tendrá más cuerpo. Pero tiene que hacerse a baja temperatura. Si sube la temperatura, el mosto cogería color. Es lo que se llama MACERACIÓN PELICULAR.

¿Y QUÉ HACEMOS CON LO QUE NO ES EL LÍQUIDO? Se aprovecha para destilarlo y hacer alcohol. El mosto estará turbio por todas las sustancias que tiene y además tierra, y otras impurezas. Dejarlo limpiar naturalmente (DESFANGAR). LIMPIO YA, se lleva al depósito (ENCUBADO) se corrige si hace falta, se le pone Anhídrido Sulfuroso y se espera a que arranque la fermentación, QUE EN EL VINO BLANCO DEBE REALIZARSE SOBRE LOS 20 -22 º. AL IR FERMENTANDO VA DISMINUYENDO EL AZÚCAR DEL MOSTO Y AUMENTANDO EL ALCOHOL. Son las levaduras (pequeños microorganismos) los que transforman el azúcar del mosto en alcohol, anhídrido carbónico (que se desprende) y “X”. Ese “X” SON CIENTOS DE COMPONENTES QUE HOY YA CONOCEMOS. EL VINO SEGUIRÁ FERMENTANDO MIENTRAS LAS LEVADURAS TENGAN AZÚCARES QUE TRANSFORMAR. Nunca llegan a transformarla toda siempre queda algo de azúcar residual. Al terminar se saca del depósito (descubado), pasándolo a un depósito limpio (trasiego), YA ES VINO, Y YA EL VINO EMPIEZA SU CAMINO COMO TAL.

Si la fermentación no se hace en barro, acero inoxidable…etc., sino que se hace en barricas de roble, se dirá que es un Blanco fermentado en madera.

 

LÓGICAMENTE ESE VINO ES UN LÍQUIDO, MÁS O MENOS TURBIO, QUE DESPUÉS TENDRÁ QUE RECORRER SUS ETAPAS DE:

    – Clarificación.

    – Estabilización y filtración.

    – Crianza o no.

    – Embotellado.

    – Comercialización.

 

Nada hoy se deja al azar, tenemos los conocimientos para dirigir y controlar todos esos pasos. Para eso están los enólogos.

El vino blanco joven es blanco verdoso (pigmentos verdes), que al envejecer amarillean.

Debe ser limpio a la nariz, franco, fresco en boca, ágil.

Hay multitud de vinos blancos en el mundo, tranquilos o espumosos, secos o dulces, aromáticos o no, más ligeros o más corpóreos, dependiendo del clima, el suelo, la variedad o variedades, la mano del hombre (tecnología).

 


*¿Cuál es el mejor vino?, el que más te guste.